Un acervo en el tiempo: Adaptación y Cambio

Por - 26/03/2013

La fotografía es un medio que mantiene una relación dinámica con la sociedad que la produce y consume. Nuevos discursos y paradigmas surgen constantemente debido a su relación con la tecnología y sus posibilidades técnicas y discursivas; estas características también son reflejadas en la creación de archivos fotográficos, en la forma en la que se conservan y distribuyen las imágenes. En los lenguajes contemporáneos, la información se valida a través de imágenes.

Las fotografías que conforman el Archivo Héctor García [AHG] son un ejemplo de como las imágenes quedan para la historia, trascienden su condición periodística, se convierten en un referente histórico, social, estético, artístico y cultural; es un documento que atestigua importantes momentos y personajes de la historia de nuestro país, un registro visual del curso de la modernidad, retrato de México en el siglo xx. Este acervo es un ejemplo de esta forma de supervivencia y adaptación de lenguajes del pasado, con las tecnologías del presente y en miras a un futuro.

La condición física, técnica y jurídica del archivo dio pauta a la implementación de un proyecto de preservación e investigación sobre esta colección. El AHG tiene dos características a destacar, la intención consciente y explícita del propio autor de constituir un archivo y, al mismo tiempo su única y extensiva condición física. El hecho de que la mayor parte de las imágenes se encuentren en un mismo lugar, tratándose de un acervo constituido por un reportero gráfico, es sobresaliente, los fotógrafos que trabajaban en los periódicos debían entregar sus negativos al medio. En este caso, la mayoría de la toma fotográfica que hizo el autor, le pertenecían a él y deben ser conservadas por su valor periodístico, histórico y estético.

En el año 1950 el fotógrafo instaura la Agencia Foto Press, influenciado seguramente por la aparición en Estados Unidos, tres años antes, de la Agencia Magnum. En ese momento era fundamental tener criterios de identificación del material que poco a poco se iba acumulando. Una vez que la imagen perdía vigencia en relación a la noticia, la fotografía quedaba como registro fehaciente de algún acontecimiento, la imagen debía de ser identificada con la fecha y una descripción para su uso posterior. Fue así como los primeros rollos de 120 milímetros[1] fueron puestos en orden temático y enumerados para futuras consultas.

Héctor García tenía muy claro que había construido un archivo y sabía el valor que tenía para las generaciones futuras, por ello fue primordial organizar, preservar y difundir la información que el archivo estaba generando. Quería convertir su colección privada en una colección pública, que el acervo fuera consultado y difundido.

Esta intención estimuló que se conservaran no solo imágenes fotográficas, sino que además se recopilaron toda una serie de documentos impresos que complementan a las fotografías en sus discursos temáticos, como: revistas en donde se publicaban fotografías de la Agencia, cartas entre colegas, memorándums, telegramas, manuales e instructivos de cámaras, multas, itinerarios, cámaras; toda clase de documentos y objetos que permiten contextualizar las imágenes, desde diversos parámetros que involucran no solo la vida del artista y la historia de la fotografía en México, sino múltiples aspectos de la vida de nuestro país.

La naturaleza técnica de este acervo de imágenes ha sido única, el buen estado en la conservación del material se debe a la intención consciente del autor por preservar las imágenes y a que estas, fueron adecuadamente procesadas y archivadas, ello ha permitido que el material se encuentre ordenado, sin deterioros relevantes y funcionando como Archivo Fotográfico a lo largo de más de 50 años.

La colección está conformada por más de un millón seiscientas mil imágenes que el autor capturó en 30 mil rollos; de este material se desprenden más de 24 mil copias en diferentes formatos. Este vasto acervo da cuenta de diferentes momentos en la historia pública y privada de México, da rostro a personajes y manifestaciones políticas y sociales, desde 1943 hasta el 2008, pero el cuerpo medular de la colección abarca la década de los 50s, 60s y 70s.

 

La digitalización como herramienta para la conservación

 

A diferencia de otros fotógrafos como Rodrigo Moya o Pedro Meyer, quienes han digitalizado sus archivos casi en su totalidad; Héctor García manifestaba su desconfianza en la digitalización de sus imágenes como política para conservar su patrimonio, le temía al plagio.

Tanto problemas como beneficios, se han desprendido de esta relación del negativo fotográfico con la nueva era tecnológica, por ejemplo, la imagen digital se convierte en una forma esencial para la conservación y manipulación de los negativos, con esta herramienta se evita notablemente el deterioro y, a su vez, permiten la acceso remoto al acervo.

En una sociedad multipantalla en donde la imagen se ha democratizado, a tal punto que lo privado se vuelve público a un ritmo inédito, casi instantáneo; debemos pensar en que dichos cambios deben de ir acompañados de transformaciones jurídicas, por tanto políticas, ya que afectan del derecho de propiedad, el derecho de publicar y el derecho de reproducir fotografías. Se ha publicado una nueva ley del derecho de autor, sin embargo las prácticas de respeto a la propiedad intelectual de la imágenes, sigue sin cumplirse, los editores de los periódicos, cuando hacen uso de imagen que tienen en su archivo, olvidan el crédito del fotógrafo, existen otros medios que ni siquiera en el pie de foto de la noticia del día, indican el nombre del autor de la imagen. Para un archivo que mantiene su operación, entre otros ingresos, gracias al pago de derechos, es imposible dar seguimiento a los medios tanto impresos como electrónicos, que no dan crédito al autor y mucho menos pagan por el derecho de reproducción, básicamente por la falta de recursos humanos y jurídicos.

De acuerdo a como se ha planteado el uso de la imagen en la sociedad actual, el rescate y preservación de los acervos tiene como fin, no solo el coleccionismo sino el establecer o crear toda una serie de aspectos técnicos y metodológicos, que lleven a dar seguridad física y jurídica, a los negativos y positivos. Asimismo, la sistematización de la información permite hacerla accesible, y por tanto fomenta la investigación e interpretación de su contenido. El AHG hace explicita su experiencia y establece puntos de reflexión obligada de la forma en la que se ha hecho uso de las imágenes fotográficas en el pasado y su circulación en la actualidad.

Los documentos, libros, revistas, periódicos, fotografías, negativos y objetos se convierten en arqueología, ya que son pedazos de historia viva y cercana, las fotografías nos conectan con un pasado inmediato que al ser objetos, se vuelven coleccionables.

De esta forma, el archivo contiene la experiencia de Héctor García como fotoperiodista y permanece como dispositivo, para revisar nuestra historia, para resinificar el desarrollo de la modernidad en nuestro país y; contener en un espacio físico un vasto acervo visual, que permita reconfigurar la mirada de lo cotidiano.

Más información: www.fundacionarchivohectorgarcia.net

fonca_conaculta_color

Lista de Imágenes:

 1.

D.R. © 2013 Héctor García

Siqueiros tras las rejas/Siqueiros en Lecumberri

Ciudad de México, 1960

Colección Fundación María y Héctor García

(Esta fotografía es la de mayor circulación del autor)

 

 

2.

D.R. © 2013 Héctor García

Tláloc. Calles Pedro Moreno y Zaragoza,

Col. Guerrero. Ciudad de México, 1960

Colección Fundación María y Héctor García

 

 

3.

D.R. © 2013 Héctor García

Nacimiento de Neza

Ciudad Nezahualcóyotl, Estado de México, 1959

Colección Fundación María y Héctor García

 

 

4.

D.R. © 2013 Héctor García

Dr. Atl en su estudio.

Ciudad de México, ca. 1964

Colección Fundación María y Héctor García

 

 

5.

D.R. © 2013 Héctor García

Iglesia en construcción (posiblemente realizada por Félix Candela),

Ciudad de México, agosto, 1957

Colección Fundación María y Héctor García

 

 

6.

D.R. © 2013 Héctor García

Nave espacial, Unidad Nonoalco

Ciudad de México, 1960

Colección Fundación María y Héctor García

 

 

7.

D.R. © 2013 Héctor García

Gasolinera (estructura posiblemente realizada por Félix Candela),

Ciudad de México, 17 de julio, 1967

Colección Fundación María y Héctor García

 

8.

D.R. © 2013 Héctor García

Glorieta del caballito

Ciudad de México, ca. 1957

Colección Fundación María y Héctor García

 

9.

D.R. © 2013 Héctor García

Luis Echeverría riendo el día del ejército

Ciudad de México, 20 de febrero, 1971

Colección Fundación María y Héctor García

 

10.

D.R. © 2013 Héctor García

Exóticas

Ciudad de México, ca. 1950

 

Texto: Gabriela González Reyes (Directora del Archivo Fundación María y Héctor García)

 

Colección Fundación María y Héctor García


[1] Formato de película fotográfica en carrete, introducida desde 1901 por la compañía Kodak en sus cámaras Brownie que se popularizaron por su facilidad para ser manejadas.

NOTAS RELACIONADAS

LO MÁS LEÍDO.

Arquitectura

Arte

Arte

Arte

Arte

Arquitectura