Fast-food architecture

Por - 04/12/2013

Velocidad de preparación y de servicio, atención directa desde la comodidad de tu auto, alimentos empaquetados a manera de “regalo” son algunos de los conceptos que se utilizan en los servicios de comida rápida –fast food-, o al menos en aquellos que nacieron bajo este concepto. La parte obscura que generalmente suele pasar desapercibida son los factores que realmente definen el sistema fast-food y consecuentemente influyen y repercuten en nuestras vidas cotidianas: comida estandarizada, alimentos “económicos”, facilidad de acceso y tiempo invertido, son algunos de los factores que intrínsecamente lo definen.

Fácilmente se identifica el término fast-food en nuestra arquitectura, no solo la que producimos o vivimos, sino también la que enseñamos en las “escuelas de arquitectura” cotidianamente. El concepto de fast-food al igual que cualquier concepto, movimiento, moda o tendencia no tendría repercusión sino fuese publicitada por diversos factores que trabajan dentro de un mismo sistema jerárquico y en paralelo. Las revistas, la promoción y la publicidad son solo algunas de las estrategias que engloban y dan evolución a un movimiento tan potente como el fast-food. Con nuestra arquitectura sucede lo mismo. Así como el ser-humano se define por lo que lee y sabe, se alimenta de lo que come, y actúa y diseña en base a su experiencia y sus intereses, la arquitectura que se produce está generalmente manipulada por la publicidad y la moda. “Y, generalmente esta publicidad y moda están basadas en conceptos muy simplistas, capaces de conformar a personas carentes de conocimiento, que por desgracia son cada vez más” En su mayoría las publicidades de arquitectura son conformistas, dirigidas a un publico muy particular y carecen de artículos de investigación, son más bien divulgativas y con frecuencia hacen práctica del fast-food: artículos económicos, fáciles de digerir y sobre todo carentes de esencia, de un fin específico que ayude a cultivar, a crecer, a desarrollar.

La arquitectura que se observa comulga con las divulgaciones, forma parte de un “sistema”, y esta es la única manera de crecer, profesionalmente hablando, en sociedades como la nuestra. Es bastante claro que en México si no se hace una “cajita” –prisma- es difícil que alguna revista te publique o tome el interés de los mismos colegas. El motivo de esto es la falta de conocimiento en diversos aspectos: geométrico, estructural, funcional y material. La parte más seria radica en la práctica y la enseñanza de la arquitectura misma. Aún no entendemos que sin un avance, (y ya no digo tecnológico) de mentalidad, no se podrá jamás evolucionar y dejar atrás el fast-food de la arquitectura que producimos, de los métodos estandarizados de lo que “producimos”, de lo que “enseñamos” y sobre todo de la falta de oportunidades que perdemos al momento de enseñar. En la enseñanza existen infinidades de ejemplos en el que el profesor “ayuda” al alumno a desarrollar su proyecto, eso sí, al gusto del profesor mismo. El alumno se vuelve un técnico, un dibujante más, y no es una coincidencia que en nuestras primeras prácticas profesionales sea éste nuestro destino. El profesor se olvida constantemente de la parte creativa del alumno, influye en su “forma” de pensar y sobre todo impone un discurso “económico”, “estandarizado” y “sistémico”. La arquitectura no es el fast-food del diseño, o al menos no lo debería ser. Este discurso no sería válido sino miramos también el presente y futuro. La arquitectura digital, es por mucho la más compleja de todas, se arriesga mucho y por ende es la que más fácil se corrompe, y que dirigida por personas sin experiencia práctica, académica y/o de investigación, el diseño digital se convierte en una formación de “kits” o dispositivos que sirven para generar cosas “bonitas”, poco funcionales, y al final del día también poco atractivas.

La enseñanza de la arquitectura al igual que su práctica realizada de manera integral requieren de mucho trabajo, y cuesta trabajo y mucho esfuerzo realizarlas, y sobre todo realizarlas excelentemente. De lo contrario jamás serían útiles los grandes esfuerzos, pensamientos y soluciones de personas como Leonardo Da Vinci, Buckminster Fuller,  Frei Otto, o del mismo Antonio Gaudí. Individuos “apasionados” y necesitados de “conocimiento”.

¿Qué sería de nuestras ciudades si existieran más individuos como estos? Quizá este mismo texto sería otro…

Continuará…


NOTAS RELACIONADAS

LO MÁS LEÍDO.

Arte

Arquitectura

Diseño

Arte

Arquitectura

Arquitectura