De Modo que nos gusta la muerte

Por - 07/09/2012

Al cabo de un sexenio en que el tema de la muerte nos ha sobrepasado de forma negativa  por vincularse a decesos violentos y no a muertes naturales, los mexicanos no podemos perder nuestro particular acercamiento al tema. Siempre hemos sido parte de una cultura que tiene una íntima relación con la muerte a través del humor o del arte. La constante burla, las calaveritas que presentan a los amigos más cercanos con el más allá, las de azúcar, las viñetas de Posadas… Tantos elementos que nos hacen particularmente notiorios para otras culturas que viven la muerte con mucho menos irreverencia. Por lo tanto sería lamentable que ese goce quedara opacado por el historial que nos deja el Sr. Calderón.

Como contraparte está “El modo de vivir la muerte“, la más reciente exposición que ofrece el MODO (Museo del Objeto del Objeto) en donde se libera la oportunidad de reencontrarnos con la muerte como sabemos, como elemento cultural de grandes posibilidades.  Desde la fachada del museo nos encontramos con un ataúd, pieza de Demián Flores, que recibe a los visitantes así como también el cartel de la muestra que nos anuncia que alguien ya colgó los tenis.

Cada sala aborda un aspecto diferente sobre la muerte. Encontraremos objetos muy antigüos y piezas de corte más contemporáneo que incluso vinculan la muerte con las redes sociales.  También hay salas que abordan los rituales funerarios, las maneras de vivir el luto, el sepelio, los epitafios, las esquelas, la tumba etc.  Además de los objetos coleccionados se hicieron piezas específicas para la muestra en donde se ofrecen visiones personales del tema como lo hace Emiliano Godoy+Tuux con un par de urnas, una instalación de Betsabeé Romero en donde nos reencontramos con su trabajo de grabado en neumáticos, una pieza de Gonzalo Tassier y una extraordinaria instalación de Carlos Aguirre, quien parece tener un sitio bien afianzado en el MODO y no por ello deja de mostrar obras contundentes y de una factura impecable.

Al término del recorrido uno puede acercarse a la tienda en donde encontrará objetos relativos a la exposición y en donde destaca la venta de la urna de madera de Godoy, así como una azucarera llamada La Dulce Muerte diseñada por Ariel Rojo.

Una exposición redonda que nos regala un respiro fúnebre en medio de los más de 70,000 muertos que ha dejado el gobierno saliente.

 

Más información:

elmodo.mx

Fotografías: Alejandro Cabrera

NOTAS RELACIONADAS

LO MÁS LEÍDO.

Arte

Arte

Arte

Arte

Diseño

Arquitectura