La canción de amor de R. Buckminster Fuller

Por - 03/05/2016

“…A movie being born as you see it and hear it, as alive as music.”

-Rebecca Solnit

Hace unos días se presentó en el Teatro de la Ciudad Esperanza Iris el documental en vivo The Love Song of R. Buckminster Fuller, narrado por su realizador Sam Green y musicalizado por Yo La Tengo.1 La presentación, una especie de performance, consistió en un diálogo constante entre la proyección del documental compuesto por fragmentos de grabaciones e imágenes, una narración en vivo y una banda sonora original tocada por la agrupación también presente.

Buckminster Fuller

The Love Song of R. Buckminster Fuller trata sobre la vida y obra R. Buckminster Fuller (1895-1983), un arquitecto e ingeniero estadounidense cuyas invenciones de carácter futurista marcaron el siglo XX. Además de proyectar coches, casas, mapas y geodésicas, se caracterizó por el interés en la propagación de sus ideas. Varias veces, a lo largo del documental, se presentan imágenes y grabaciones de, por ejemplo, las conferencias que ofrecía, se menciona incluso una de alrededor de cuarenta horas de duración. Probablemente por este deseo de propagación, archivó su trabajo, cada papel que pasaba por su escritorio. Toda esta información terminó en un gran archivo que fue esencial para la realización de este proyecto y para cualquier investigación sobre Bucky, como solían llamarlo, y sus creaciones.

Además de interesarse por temas como la producción en serie y las estructuras, a Fuller le importaba el mundo. Uno de sus intereses era el medio ambiente, fue un pionero en el tema y proponía cambios radicales. Hablaba constantemente del diseño y la arquitectura como herramientas para abordar problemas de sostenibilidad y conservación, y cómo estas estrategias podían provocar cambios sociales positivos. Muchos de los proyectos que desarrolló lograron llevarse a cabo, muchos otros no y permanecieron como utopías imposibles. Su trabajo y su pensamiento ha sido una influencia importante para generaciones posteriores y, por su alcance, la historia de la arquitectura le ha dado un papel importante.

El formato

El contenido de The Love Song of R. Buckminster Fuller es sumamente interesante, tanto la información ampliamente publicada, como la más nueva. Sin embargo, fue también el formato de presentación lo que llamó la atención del público.

La función, a pesar de seguir un guión, fue única y lo es cada vez que se presenta. Por su carácter performativo dependió del momento, de la interpretación y de los errores. Porque, a pesar de la ejecución profesional, imprevistos y errores sucedieron. Esto, fuera de verse como negativo, permitió un momento fresco e irrepetible. Y sí, la función puede darse sólo en un lugar a la vez y nunca vuelve a suceder igual.

El formato, además de la experiencia única, permite que el proyecto vaya evolucionando; que se ajuste, que crezca. Podría verse como un work in progress que se alimenta de experiencias previas y comentarios. Da la impresión de que sí se adapta. En esta versión, por ejemplo, aparecieron unas imágenes de la Ciudad de México y la problemática de la contingencia ambiental (que casualmente estaba en su apogeo). Esta relación con la ubicación específica permitió que el público construyera un vínculo, que se identificara con algunas ideas de Fuller y las aplicara a su realidad.

Se ha hablado de la relación del proyecto con las TED Talks, la tradición benshi y los documentales de viaje. Y sí, parecen todas influencias presentes, y la mezcla se percibe novedosa y tradicional a la vez. Por momentos, el público se pierde en la proyección como si estuviera en el cine, de pronto el volumen de la batería lo llama y le recuerda que está en un concierto, y el narrador algunas veces sobresale como si estuviera en una conferencia o contando una aventura en tierras lejanas. Y así, durante todo el show se mezcla el protagonismo de los tres componentes, proyectando un carácter dinámico y libre. The Love Song of R. Buckminster Fuller es un espectáculo que ofrece una vivencia espacial diferente en la que se equilibra lo sensorial y lo racional. Una experiencia heterotópica en la que el espacio real, el presente, se enfrenta con el espacio proyectado, el ausente.

La canción de amor de R. Buckminster Fuller

A pesar de algunos comentarios negativos sobre puntos como la corta duración, la falta de información y la sensación de que Fuller fue presentado como un loco, la audiencia parecía coincidir en lo especial y estimulante de la presentación. Una historia interesante narrada con palabras, imágenes y música, todo en una mezcla temporal y espacial.

Además de la experiencia única, de la calidad musical y de las imágenes, The Love Song of R. Buckminster Fuller apunta durante toda su proyección hacia la importancia del trabajo que Fuller realizó. Incluso, y con eso cierra, sobre la vigencia de algunas de sus ideas. Fuller pensaba que si la riqueza del mundo era repartida equitativamente, toda la población podría vivir bien para finales del siglo XX (lo que evidentemente no sucedió). Consideraba que proveer para todos era importante para cuidar a la humanidad, y la narración señala la importancia y la vigencia de la propuesta. A pesar de que son ideas que provinieron de la visión progresista estadounidense que ha marcado en gran medida el rumbo de las dinámicas mundiales, lo cual tendría que considerarse críticamente, el documental dirige la mirada a las ideas de Bucky que pudieran revalorarse actualmente para un bien común.

Por otro lado, hoy en día hay varias discusiones abiertas sobre los formatos con los que se expone el trabajo arquitectónico. Ante estas especulaciones, experiencias alternativas e interdisciplinarias como ésta podrían tomarse como posibilidades para experimentar formatos distintos. Ya que, a pesar de que este es un proyecto cinematográfico, enfatiza la importancia de la presencia, de la narración de historias, del trabajo de investigación, de la creación de una atmósfera, de la percepción estética, de la progresión temporal y de la representación bidimensional; todos aspectos involucrados en la experiencia de la arquitectura. Al provocar un diálogo entre distintos medios y contenidos, cuenta una historia arquitectónica y su posible importancia en distintos aspectos de la vida. Como menciona la cita inicial, es una película que nace mientras la estás viendo y escuchando, tan viva como la música y, podría añadirse, tan viva como la arquitectura siendo vivida.

1 El evento fue llevado a cabo por Ambulante, Museo Tamayo y Proyecta, en colaboración con Museo Jumex Arte Contemporáneo.

NOTAS RELACIONADAS

LO MÁS LEÍDO.

Arquitectura

Diseño

Diseño

Diseño

Arquitectura

Arquitectura